Rescate a la ‘Cenicienta’ perdida en el Festival de San Sebastián

| |

Contemporánea a la animación del gigante Disney, el cuento de Perrault también fue una fuente de inspiración para el director Alexandre Cirici Pellicer con la codirección de Josep Escobar, padre de Zipi y Zape, el cómic de los traviesos pero entrañables hermanos gemelos.

La industria del ratón más famoso del mundo prohibió que se llamase La Cenicienta porque ellos ya lo habían registrado, pero eso no fue un impedimento para que durante dos años, doscientos dibujantes dieran vida a la princesa del tacón perdido. Bueno, tacón tampoco, porque en esta versión española titulada Érase una vez… Cenicienta es más de zueco que de cristal, los caballos son más de bailar swing que de los que llevan carrozas y existen los fantasmas justicieros que asustan a malvadas hermanastras. Las imágenes y el guion fueron mucho más vanguardistas y libres que las del Disney, pero no pudieron competir contra el clásico y cayeron en el olvido.

Fragmentos ”Érase una vez…”. Fuente: 20minutos.es.

Esta joya de la animación española además de abandonarse al fondo del cajón, también sufrió una conservación muy precaria que ha supuesto un reto de más de siete años de restauración al equipo de la Filmoteca de Catalunya. Su responsable, Rosa Cardona explica a Cine con Ñ que el sistema cinefotocolor, la versión española del technicolor, “era un proceso muy complejo para obtener copias, lo que provocó que se distribuyesen pocas, apenas ocho en toda España, y en soporte nitrato, que fue prohibido poco después. Al cabo de 10 años no quedaba ni una sola copia de la cinta original, solo materiales para escuelas 16mm y blanco negro”.

“Érase una vez”. Fuente: estelafilms.com.

Un gran trabajo que ha sido aclamado por el público en su reestreno a todo color en Tabakalera y que también lo fue en aquellos años 50. La Cenicienta española con su gato Ulises y un mago cuyo nombre es ”Señor Encantador”, consiguieron una mención de honor en la XI Mostra de Venecia y fue declarada de interés nacional por el Sindicato Nacional del Espectáculo. Una obra histórica cinematográfica de valor incalculable.

Previous

Los cuidados diarios para las ojeras

AsianDating – Choosing the Best Oriental Dating Web page

Next