La maternidad en Instagram

| |

Una de las influencers más amadas de las redes, Camila Coelho ha tenido su primer hijo Kai Coelho, la instagrammer documentó todos los segundo hacia su trayectoria como madre en su redes. A parte de una familia bellísima, tour en la habitación del bebe, unboxing de prendas de niños… lo que más llamó la atención fue su aspecto deslumbrante, luciendo un cuerpo más que perfecto en cada post.

En sus stories compartía a diario con sus seguidores su dieta y la rutinas de ejercicios que cumplió hasta los últimos días del embarazo con una enorme sonrisa en el rostro y tras dar a luz a su primogénito siguió luciendo perfecta sin enseñar ningún gran cambio en su cuerpo. 

Camila ha cumplido con su trabajo como bloguera y seguramente será tan perfecta cuidando a su hijo como luciendo en sus fotos, pero sabemos que esta no es la realidad de muchas mujeres, la idealización de la maternidad puede ser aún peor en las redes que entre el grupo de amigas.

En la era de las selfies muchos de nuestros amigos o familiares reciben la noticia de la llegada de un nuevo miembro por fotos compartidas en las redes, una herramienta muy útil en los días interminables de pandemia. En frente la cámara buscamos siempre los mejores ángulos y efectos para lucir lo mejor posible pero, la imagen de las modelos mega delgadas con barrigas deslumbrantes sin estrías ni celulitis nos hace creer que coger unos kilos más y aceptar los cambios de nuestro cuerpo sea un pecado.  

Hauls interminables de miles de prendas monísimas, looks combinados, varios biberones, cunas, bolsos, viajes, juegos… los bebes ‘hijos de Instagram’ nacen con una colección sin fin de cosas sin saber ni pensar por sí mismo, influenciando a las madres de la vida real a comprar miles de productos que no necesitan además de hacerlas verse como una posible madre sin recursos o incompetente.  

El embarazo no es vivido de la misma forma por todas las mujeres, cada una tiene su cuerpo, sus necesidades y limitaciones, antojos y desintereses. Los posts de Instagram intentan crear un colectivo con todas las futuras madres que comparten el deseo de conocer a su bien más esperado y quererlo incondicionalmente pero su efecto rebote está presente. Tandas opiniones de una sociedad sobre el cuerpo femenino provoca aún más inseguridades y pérdida del amor propio, recordándoles que aparte de descubrirse como madre después del parto también tendrá que hacer la dieta para recuperar el cuerpo ideal que no es el suyo. 

Los cambios del cuerpo son diarios y aún más cuando tienes un hijo, el cuerpo se transforma para crear la vida, pero la mente no consigue quitarse el ojo de las madres influencer que sin una clara intención busca crear un patrón común de la “correcta” maternidad, algo que siempre seguirá siendo único.

Previous

Vapers desechables, la nueva moda juvenil

Great things about Data Areas

Next