Miranda de Sexo en Nueva York, la mujer leal, crítica, la chica común

| |

Hoy día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, donde todas tenemos cabida. Sin embargo, con el paso de los años y en plena revolución #MeToo existe un modelo de mujer que es el prototipo de lo que sería la mujer a día de hoy y que, su personaje, era una avanzada al tiempo en el que salió la serie que la encumbró y la hizo tan famosa… Esa series es ‘Sexo en Nueva York’ y la protagonista no sería Carrie Bradshaw, sino Miranda… Su personaje tiene tantas facetas que CHELSEA FAIRLESS y LAUREN GARRONI publicaban un libro ‘Todas deberíamos de ser Miranda. Lecciones para la vida del personaje más infravalorado de Sexo en Nueva York’.

Así lo relatan las propias CHELSEA FAIRLESS y LAUREN GARRONI con una chispa que engancha:

“Sea bueno o malo, la personalidad típica de una Miranda se caracteriza por un leve recelo hacia las normas estipuladas por la sociedad. Las Charlottes podrían etiquetarnos como pesimistas, pero ser realista en esta época de locura nos ha ayudado a mantener la poca dignidad que nos queda. Este mecanismo de autodefensa no nos convierte en unas desalmadas, a pesar de lo que nuestros ex puedan proclamar al abandonarnos. Todo lo contrario, las Mirandas aman apasionada-mente.

La personalidad típica de una Miranda se caracteriza por un leve recelo hacia las normas estipuladas por la sociedad

Somos muy atentas con nuestras amistades, a veces a costa de nuestra cordura. De todos modos, aunque las Mirandas son leales, tampoco son tontas. Así que si tu mejor amiga necesita que se le llame la atención por quejarse sobre un drama con su pareja mientras tú padeces tortícolis, no dudes en hacerlo.

Ser autosuficiente y auténtica en la vida es esencial para conservar la salud mental

Tener autonomía en todos tus asuntos es primordial para una Miranda. Ser autosuficiente y auténtica en la vida es esencial para conservar la salud mental. Las Mirandas destinamos mucho tiempo y esfuerzo en construir nuestro mundo, así que no nos apetece nada que venga alguien y nos lo joda todo. Algunas personas nos criticarán por ser cautas, aunque, en realidad, no nos asusta agarrar al toro por los cuernos si hace falta. Somos capaces de adaptarnos a situaciones inesperadas, como un embarazo sorpresa o tenernos que mudar a Brooklyn. Aunque no seamos capaces de controlar todo en nuestras vidas _no podemos llegar a todo_, sabemos cómo afrontar las adversidades.

La clave de una Miranda que lleva el timón de su vida es priorizar las metas a largo plazo, en vez de caprichos que proporcionen una satisfacción inmediata. Aunque comprar esos mocasines Gucci te siente bien, poseer una vivienda es incluso mejor. Si todavía no puedes, no decaigas. Las Mirandas somos personas motivadas y resolutivas. Podemos conseguir lo que sea con tiempo, determinación y medicación para tratar la clamidia.

10 SEÑALES INEQUÍVOCAS DE QUE ERES UNA MIRANDA

  1. Estar desconectada te parece un infierno
  2. No eres una chica femenina
  3. No te quieres acordar de las muchas relaciones sexuales de las que te arrepientes
  4. Por lo regular, tienes las ideas claras
  5. Odias los baby showers
  6. Tus días malos son legendarios
  7. Tienes una empleada doméstica que se llama Magda
  8. Acudes a la bollería en momentos críticos
  9. Tienes una evidente adicción a la prensa amarilla
  10. Lo que te falta de atractivo te sobra de personalidad

¿CON QUÉ TIPO DE GILIPOLLAS ESTÁS SALIENDO?

No hay hombres buenos, solo gilipollas. Perdón por la exageración, pero seamos realistas, por cada chico majo, hay quince sociópatas sexuales que te freirán el cerebro y te obligaran a volver a la seguridad de tu vibrador. Pero si la perspectiva de una soltería perpetua es mucho para ti, mucho nos tememos que la única salida es conocer a… un montón de gilipollas.

Estar con hombres terribles no es solo necesario, sino un ejercicio sensato de antropología y posiblemente el mejor sexo que tengas en toda tu vida. Hay gilipollas de todas formas y tamaños, con un largo espectro de defectos en su personalidad, pero existen unos cuantos arquetipos de vulnerabilidad emocional y toxicidad que, inevitablemente, se toparán contigo en el camino. Una vez que hayas lidiado con ellos, estarás mejor equipada para escapar por la puerta de atrás cuando las cosas se pongan chungas. O también puedes seguir saliendo con ellos hasta que te dejen plantada en el altar. Tú eliges”.

Y además:

7 de cada diez mujeres dispuestas a operarse por estética. ¿Qué está pasando?

He decidido no dar pecho, ¿soy una “mala madre”?

Previous

No te lesiones esquiando, 10 tips para esquiar seguro

Top ten mujeres más escuchadas en Spotify #8M

Next
neque. libero elit. felis diam Donec sem, accumsan vel, efficitur. luctus