¿Peligra el oficio de modelo por la llegada de la influencers? A unos de la encantado, otros lo han visto como una aberración pero todo el mundo habla del desfile de Ze Garcia en la pasarela 080 Barcelona. Influencers como Dulceida, Jessica Goicoechea o Marta Lozano desfilaron para la marca del joven diseñador José María García Gonzalez.


“Es horroroso, no saben desfilar. Van con la boca abierta. Se les nota los nervios. Al final no me he fijado en la ropa, sólo en ellas”. Son algunos de los comentarios realizado en redes sociales sobre las bloggers, instagramers y youtubers que han desfilado para ZE García. Pero por otro lado nos encontramos con alabanzas, muchas más que críticas.

Lo cierto es que las influencers, ha resucitado la pasarela 080 Barcelona. El desfile se ha convertido en viral y el vídeo se ha colocado entre los vídeos del momento.

El motivo de tal revuelo son los miles de fans que arrastran. Dulceida, Jessica Goicoechea, Marta Lozano, Laura Escanes, Marta Riumbau, Michelle Salas, Inés Arroyo, Patry Jordán, Gigi Vives, Ángela Rozas, Nina Urgell, Carla Hinojosa y Maria Pombo arrastran, en conjunto, a más de 9 millones de seguidores en sus redes sociales.

Quién es ZE García

José María García González ha trabajó para grandes marcas antes de crear su propia línea de ropa. Su éxito vino de la mano de Aida Donénech. Es un joven diseñador, igual que el fenómeno de las bloggers y lo ha aprovechado.

¿Quién vende más?

 Ze Garcia desfila con influencers

Contra esto poco pueden hacer las modelos. Las influencers venden. Lo saben las marcas que las agasajan y contratan porque sus recomendaciones son seguidas por miles de personas y eso supone conversiones, es decir ventas.

Pero por otro lado, tenemos el oficio de modelo. Salvando contadas excepciones, la mayoría son anónimas. Son discretas y hacen que sobre la pasarela destaque la ropa. Pero los tiempos han cambiado y la forma de vender también.

El negocio de las influencers

Las influencers están sustituyendo los canales publicitarios tradicionales. Sus blogs, fotos en instagram y vídeos de Youtube pueden vender mucho más que un anuncio en una revista. ¿Cuanto gana una influencer? Depende. Pero una yutuber con varias decenas de miles de seguidores puede cobrar 500 euros por un anuncio. Una página de una revista sale por varios miles de euros. Las empresa editoras defienden su modelo. Crean imagen de marca, generan prestigio y reconociento con una imagen ultracuidada.

El peligro está en la desvirtualización del fenómeno. Se les supone críticas, con capacidad para elegir líbremente lo que se ponen porque les gusta y ya está. Ahora, las marcas quieren influir sobre ellas a base de talonario.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS